Raif Badawi, lagtigazos a la conciencia

Foto: Pen International vía Wikimedia.

El mundo asiste incrédulo a las medidas modernizadoras que está introduciendo Mohámed bin Salmán, príncipe heredero de Arabia Saudita. Por primera vez, las mujeres podrán conducir o asistir a los recintos deportivos. Pero detrás de esa fachada el viejo orden sigue en pie, como dejó ver las recientes detenciones de activistas por los derechos de la mujer. Y hay un caso especialmente doloroso.

Raif Badawi fue detenido el 17 de junio de 2012 por “insultar al Islam por canales electrónicos”. Desde el año 2010 era el autor de un blog donde defendía la libertad de pensamiento y la necesidad de liberar a la sociedad saudí del peso opresivo de la religión en la vida pública. Se le condenó a muerte por el delito de apostasía. La pena fue reducida luego a diez años de prisión, mil latigazos y una cuantiosa multa. Además, se le condenó con la prohibición de salir del país y hacer publicaciones en Internet por diez años. El 9 de enero de 2015, Raif Badawi recibió los primeros 50 latigazos en una plaza pública en la ciudad de Yeda. Las graves secuelas físicas del castigo impidieron que recibiera las siguientes sesiones de castigo que debía recibir cada viernes durante 19 semanas.

Raif Badawi pudo haberse marchado del país con su familia y luchar por el cambio de mentalidad en Arabia Saudita desde el exilio. Pero él mismo expresó la preocupación del impacto que tenía que los pensadores e intelectuales árabes se veían obligados a huir de la región para no sufrir la persecución de las autoridades religiosas. En su blog, Raif Badawi sostenía ideas perfectamente razonables y admisibles en cualquier otro lugar, pero no en Arabia Saudita. Raif Badawi defendía que la libertad de expresión y la liberta de conciencia hace a una sociedad más vibrante y permite el avance social. Defendía el fin de la imposición de la religión en todos los aspectos de la vida pública porque frenaba el desarrollo del país. Por ejemplo ironizó sobre los llamamientos de clérigos saudíes contra la ciencia y la astronomía. Se preguntó en su blog si existía una “astronomía de la sharia”, la ley religiosa musulmana. Raif Badawi fue también un espectador ilusionado de las llamadas Primaveras Árabes. Y en sus textos cuestionó la discriminación de la mujer en Arabia Saudita, denunciando los matrimonios instrumentales que sometían a la mujer como esclavas sexuales de sus maridos o la norma que obligaba a las mujeres que acudían a lugares públicas a ir acompañadas de un hombre que ejercía de tutor legal.

El 29 de octubre de 2015 el Parlamento Europeo le concedió el Premio Sajarov a Raif Badawi. Lo recogió en su nombre su mujer, Ensaf Haidar. Ella reside con sus hijos en Canadá desde que recibiera allí asilo político en 2013. Desde Canadá lidera una campaña internacional a favor de la liberación de quien Amnistía Internacional considera un preso de conciencia. Recientemente se anuncio que Raif Badawi es el nuevo ganador del premio al “Coraje e Integridad en el Periodismo” que lleva el nombre del periodista Daniel Pearl, asesinado en 2002 en Pakistán. Una recopilación de los escritos de Raif Badawi fue publicada en 2015 con el significativo título 1000 latigazos porque digo lo que pienso.

Ensaf Haidar ha sido recibida por mandatarios y políticos occidentales. Pero la campaña por la liberación de Raif Badawi choca con los intereses de esos países por mantener un buen trato con la monarquía saudí y obtener buenos contratos, como la venta española de munición de Expal o corbetas de Navantia. Los negocios de empresas occidentales bien valen el silencio de los gobiernos. Raif Badawi sólo cuenta con el apoyo de la ciudadanía y la opinión pública para que sus gobiernos presiones a Arabia Saudita en favor de su liberación.

Be the first to comment on "Raif Badawi, lagtigazos a la conciencia"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*