Guillén del Barrio, miembro de MATS (Movimiento Asambleario de Trabajadores-as de Sanidad) nos concede una entrevista en la que nos relata la situación actual del sistema sanitario en España, y en concreto, en la Comunidad de Madrid.

A principios de año, antes de que la pandemia llegara, el sindicalista ya nos detallaba los graves problemas de la sanidad, marcados por la privatización y los recortes llevados a cabo durante décadas. Sin embargo, en los últimos meses, tal y como nos cuenta Guillén, las circunstancias, como no podía ser de otra manera, han desembocado en una situación insostenible para profesionales y pacientes.

Él, junto a sus compañeras y compañeros de MATS continúan trabajando, más aún si cabe, en reivindicar la importancia de transformar el sector y recuperar una sanidad pública de calidad. Para ello, llevan a cabo campañas de información en redes sociales, pegada de carteles y movilizaciones.

Tal es el caso de su actividad, que durante los meses de marzo y abril, Guillen se convirtió en un referente de la reivindicación mediante sus apariciones en numerosos medios de comunicación nacionales e internacionales, a través de cuyas entrevistas, daba voz a las demandas de los profesionales que trabajan sin descanso ante la ausencia de nuevas contrataciones y la provisión de medios e instalaciones necesarias.

“La primera oleada de la pandemia evidenció la fragilidad del sector sanitario en España,

la cual es producto de los recortes y la privatización.”

Tal y como nos cuenta Guillén, mientras la primera oleada de la pandemia evidenció los problemas de la sanidad, la segunda etapa a la que se está haciendo frente en la actualidad, está marcada por la pasividad de las instituciones. Ya que, a pesar de que los pronósticos indicaban desde hace meses que existiría un nuevo rebrote, desde los organismos competentes no se han implementado las medidas oportunas.

Esto demuestra que, en muchos casos, podrían estar primando intereses individuales de los representantes políticos frente al bien común de la ciudadanía.

Un claro ejemplo podría ser Madrid, donde MATS y otros sindicatos y colectivos denuncian desde hace semanas que los servicios de atención primaria y el SUMMA están totalmente desbordados fruto de la falta de previsión, pero también, de una ausencia de compromiso de la administración, que lejos de apostar por una mayor inversión, ha desoído las demandas de profesionales y pacientes.

Además, la sanidad privada en la Comunidad de Madrid ha crecido de manera alarmante durante los últimos años, incrementando sus beneficios en detrimento del sector público. Durante la pandemia, esto no ha cambiado, ya que la atención de pacientes en la red asistencial de las grandes compañías es mucho menor que en los hospitales públicos a pesar de contar con un gran número de camas y calidad de instalaciones. Esta falta de compromiso durante la crisis sanitaria se evidenció durante la primera oleada, ya que a pesar de contar con una de cada tres camas existentes, tan solo han atendido a uno de cada cinco pacientes.

Pero desde AEP nos preguntamos ¿Qué puede llevar que esta situación crítica continúe sin que se produzcan cambios drásticos en la actualidad que permitan alcanzar la recuperación del sector y con ella una mayor seguridad sanitaria de los ciudadanos?

Guillén nos da las respuesta, ya que tal y como nos ha transmitido, desde MATS en Madrid, abogan por un necesario cambio en las instituciones políticas, no solo en referencia al color del partido político de los representantes, si no a la introducción de cambios en la dinámica y forma de concebir el sistema sanitario de quienes gobiernan en la comunidad autónoma.

Por lo tanto, se hace necesario apostar por la inversión e impedir que la privatización continúe mermando el sector público. Algo que también ocurre, por ejemplo, en otros ámbitos como la educación y el transporte.

Al respecto consideran que la salida a la crisis pasa por la movilización de los trabajadores sanitarios como testigos directos de la lamentable situación del sistema, pero también de profesionales de otros sectores y colectivos sociales que promuevan la transformación hacia la recuperación pública de los servicios. Apuestan por lo tanto, por formar parte de alianzas muy amplias de diferentes movimientos, ya que la unión de todas las luchas sociales es lo que da mayor poder a las reivindicaciones.

“Ha existido una emigración masiva de profesionales sanitarios a otros países

debido a las condiciones laborales y falta de oportunidades.”

Algo que durante la pandemia no ha cambiado, tal y como nos cuenta Guillén, quien ha sido testigo de cómo muchos compañeros que decidieron regresar a España durante la primera oleada de la pandemia, ya han viajado de nuevo a los países en los que trabajaban, ante el incumplimiento por parte de la administración respecto a la duración de los contratos que se les ofrecieron. Los cuales han sido mucho más reducidos y, por lo tanto, han desembocado de nuevo en una escasez de sanitarios con disponibilidad a ser contratados.

La importancia de las actividades que lleva a cabo MATS no radican, sin embargo,  en la demanda de mejoras salariales o de las condiciones laborales de los profesionales. Por el contrario, consideran como principal pretensión la defensa de un sistema público que, de implementarse, traería consigo todo ello y además, una mayor calidad de las prestaciones a los pacientes independientemente de su situación socio-económica.

“No hay que hacer una huelga simbólica,

hay que hacer una huelga seria junto a colectivos de diferentes sectores.”

Formando parte de la plataforma Plan de Choque Social, MATS y otras 500 asociaciones de diversa índole trabajan en la planificación de nuevas estrategias que les permitan alcanzar sus objetivos y con ello, lograr un beneficio común para la sociedad en su conjunto.

Desde AEP les deseamos suerte y como siempre, os animamos a que os informéis sobre sus convocatorias,

¡SIGUE SUS ACTIVIDADES Y PARTICIPA

https://mats-sanidad.com/
@matsmadrid