En esta ocasión, traemos una entrada muy especial para la web y es la segunda parte de la entrevista que realizamos a Audita Sanidad.
La primera parte está publicada y la podéis consultar en:

http://aep-noticias.com/2020/12/11/audita-sanidad-un-grupo-de-ciudadanos-preocupados-y-comprometidos/

Al igual que la anterior publicación, se trata de una entrevista cargada de crítica y concienciación social. Una llamada a la ciudadanía a reflexionar sobre el sistema sanitario actual.
Llevan un seguimiento exhaustivo de la privatización de la sanidad pública madrileña desde el 2015, donde se puede apreciar un crecimiento significativo de la cuantía económica. Podéis acceder aquí al informe.

Por ello, recomendamos seguir de cerca al colectivo y la lectura de sus publicaciones que ponen el foco en aquellos que atacan a la sanidad pública.
Sin más dilación, os dejamos con la entrevista:

¿Cuáles son los principales problemas del sistema sanitario actual? ¿Por qué no se solucionan? ¿Quién o quiénes han de actuar?

Los problemas del sistema sanitario público son múltiples y la pandemia de la COVID-19 los ha evidenciado. A destacar:El impacto de los recortes en el sistema sanitario público, donde el pago de la deuda está poniendo en cuestión el derecho universal a la sanidad pública.

  • La falta de profesionales sanitarios y la creciente precarización de sus condiciones laborales.
  • La infrafinanciación del sistema sanitario público.
  • Las listas de espera.
  • La salud pública.
  • La Atención Primaria.
  • Las urgencias.
  • Las pruebas diagnósticas.
  • La creciente privatización de la sanidad pública.

¿Por qué se ha llegado a esta situación? ¿Cómo se ha llevado a cabo?

  • 1. Hegemonía de la ideología neoliberal que ve en el mercado el único medio para lograr un crecimiento económico ilimitado.
  • 2. El objetivo de la acción política (y muy especialmente de la derecha) ya no es el bien común, sino la rentabilidad económica. Como decía en 2012 el entonces Consejero de Sanidad Javier Fernández Lasquetty en la inauguración de un congreso sobre infraestructuras sanitarias, éstas representaban una “gran oportunidad de negocio”.
  • 3. La crisis del 2008 dejó sin su mercado “natural” a las empresas de construcción que efectivamente vieron una gran oportunidad de negocio en la sanidad pública, especialmente la sanidad madrileña (con la construcción de los once hospitales modelos PPP y PFI de Esperanza Aguirre).
  • 4. Se ha mercantilizado, poco a poco, el concepto de salud con mensajes a la población subrayando lo negativo de la gestión pública y lo más eficiente que es la gestión privada.
  • 5. En Europa, fue con el gobierno de Margaret Thatcher (1979-1990) donde se inició la privatización del sistema público de sanidad británico NHS (National Health Service) y en España con la publicación del Informe Abril (1991) cuyas recomendaciones se han ido poniendo en práctica a lo largo de los años entre otras con:
  • Cambios legislativos, por ejemplo con el Real Decreto 15/97 que permite nuevas formas de gestión, admitiendo la entrada de la empresa privada en la sanidad pública.
  • En 2012, el gobierno del PP con el Real Decreto 16/2012 promueve la exclusión social y sanitaria de los más vulnerables y desmonta la universalidad de nuestro sistema público de sanidad.
  • En 2018, el gobierno del PSOE aprobó un nuevo decreto ley pero aún subsisten barreras a la universalidad del sistema.
  • Tras la crisis de 2008, las políticas de austeridad se imponen tras la cortina de la deuda. La deuda ha sido y sigue siendo un mecanismo que ha servido como palanca para imponer un modelo económico centrado en el neoliberalismo. Mediante los llamados planes de ajuste estructural, la deuda provoca el empobrecimiento de las poblaciones, el menoscabo de los derechos económicos, sociales, medioambientales y de género y, por ende, el aumento de las desigualdades.
  • A partir de agosto de 2011 y tras la modificación del artículo 135 de la Constitución española, la devolución del capital, así como el pago de los intereses de la deuda tienen máxima prioridad, por lo que debe asegurarse su pago por encima de cualquier otro gasto del Estado. De esta forma, se producen recortes en la sanidad pública. Así entre 2012 y 2018 el gasto en sanidad pública pasó de representar el 6,2% al 5,9% del PIB español.
  • Se suprimen camas, se cierran plantas en hospitales, no se contrata personal sanitario, o las contrataciones son precarias, no se renuevan plazas (jubilaciones, vacaciones, bajas del personal sanitario). Al mismo tiempo, se externalizan (o sea se privatizan) numerosos servicios, aunque la sanidad pública sigue atendiendo las patologías más costosas y por tanto, menos rentables para la sanidad privada (cuidado de enfermos crónicos, cirugía mayor). Las contratas de los servicios tipo: lavandería, limpieza y restauración, se asignan a empresas que ofertan a la baja reduciendo el personal y sus salarios, lo que a su vez reduce la calidad del servicio.

¿Quién ha de actuar?

La ciudadanía en su conjunto. Las movilizaciones de los grupos sectoriales que están sufriendo los recortes, principalmente trabajadoras/es y usuarias/os de los servicios públicos como la sanidad y la educación, así como otras plataformas movilizadas por los derechos básicos, tienen todo un nexo en común. Trabajando todas/os juntos podemos empoderar a la sociedad y generar y potenciar el debate sobre qué modelo económico, político y social queremos, construyendo una nueva alternativa al sistema actual que responda a los intereses y necesidades de la población. Se precisa un cambio de modelo que solo podrá tener lugar con la presión de la ciudadanía.

¿Quién se beneficia de ello?

Obviamente, se benefician de la privatización de la sanidad pública, las empresas privadas, y muy especialmente las grandes corporaciones y los fondos de inversión especulativos (fondos buitre).

Sabemos que una de vuestras principales pretensiones es difundir información para conocimiento de la población:
¿Qué medios empleáis?

• Tenemos una página web: https://auditasanidad.org/

• A través de las redes sociales, tanto en Twitter (@AuditaSanidad) como en Facebook (https://www.facebook.com/auditasanidad).

• Antes de la pandemia, solíamos presentar el resultado de nuestro trabajo a los medios de comunicación (mediante rueda de prensa) y a la ciudadanía (sobre todo de numerosos colectivos en defensa de la sanidad pública y asociaciones vecinales) en actos públicos. Es decir, la presentación de los informes que realizamos tanto los anuales (por ejemplo, el estudio del papel del sector privado en los presupuestos de sanidad de la Comunidad de Madrid), como aquellos sobre un tema concreto (por ejemplo, el Programa de la Comunidad de Madrid de detección precoz del cáncer de mama DEPRECAM).

• Elaboramos artículos, como los últimos dedicados al tema de la convocatoria de expertos por parte de la Comisión de Sanidad creada en el seno de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica) publicados en El Salto:

 Artículo en » El Salto»:
¿Al servicio de quién están los expertos en Sanidad en la Mesa de Reconstrucción?»

Artículo en » El Salto» :
“La reconstrucción social tras el COVID olvida la salud pública al obviar el gasto sanitario

Queremos agradecer la labor de Audita Sanidad por su voluntad y disposición a responder a todas nuestras preguntas. Día a día, al igual que otros colectivos, realizan una magnifica defensa de la sanidad pública de la cual nos beneficiamos todos y a la que esta situación de pandemia, junto al constante riesgo de privatización y los recortes, ha puesto al límite de sus fuerzas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.